Las piscinas naturales

La Naturaleza puede ser de lo más caprichosa cuando se manifiesta en un volcán. Lava que estalla donde le parece, magma que se alarga y se enfría haciéndose dueño del camino, gases burbujeantes que se quedan atrapados en medio de tanta actividad. En el norte de Gran Canaria, cuando la roca volcánica decidió quedarse frente al mar, tanteó a Neptuno dejando espacios para ser llenados en cada marea llena. Allá donde el océano encuentra en la roca de volcán un lugar donde quedarse, sentirás un olor a mar intenso, el brillar de un verde turquesa y la necesidad de querer zambullirse en ese silencio.

 

admin
Share
This

Post a comment